Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Matryoshka: la muñeca mágica de RUSIA

8 febrero, 2019

Una muñeca Matryoshka es un tesoro de Rusia, una muñeca hecha comúnmente de madera o metal y que consiste en una interpretación artística de santos populares, líderes políticos y artistas. Se abre por la mitad para revelar muñecas similares que son más pequeñas en cada apertura.

CUENTOS DE HADAS RUSOS

Dado que muchas de las muñecas Matryoshkas están hechas para simbolizar emociones, estas son algunos de los amados cuentos de hadas de Rusia:

BABA – YAGA

En la leyenda eslava, el Baba – Yaga es una horrible anciana. Su nombre en sí significa madre o anciana, al igual que la Matryoshka rusa. Es traviesa, ayuda a quienes le gustan y vive en un bosque mágico, el cual se encuentra en el centro de un gran claro, generalmente en lo profundo del bosque. Baba – Yaga se ha ganado todo tipo de representaciones al ser tan misteriosa.

KOLOBOK

Es un ser esférico y amarillo que se asemeja a una sonrisa. Tiene un rostro amarillo y esférico, además de muchas variaciones. El Kolobok, el cual es un plato tradicional ruso, cobra vida y se escapa. En el camino, se encuentra con varios animales que quieren comérselo. Él engaña a cada persona con la que se topa en el camino interpretando una canción. Este cuento de hadas se puede comparar con el del hombre de jengibre de Estados Unidos.

VASILISA LA HERMOSA

Un comerciante tenía una hermosa hija de nombre Vasilisa y cuando tenía 8 años, su madre enfermó gravemente. Como último regalo, la mujer le da a Vasilisa una muñeca de madera e instrucciones para alimentarla cuando necesitara ayuda. A partir de ello, la muñeca cobraría vida y la ayudaría con lo que desee. Entonces, tan pronto como la madre fallece, la joven comenzó a alimentar a la muñeca, la cual cobra vida y la conforta.

Su padre se casó nuevamente pero la mujer era malvada y solo se preocupaba por sus dos hijas, mientras tanto, la muñeca ayuda a Vasilisa a realizar las muchas tareas que le dejaba su madrastra. Cuando su padre se iba, la joven tenía aún muchos más problemas, la madrastra finalmente decide vender la casa y mudarse al bosque.

Una noche, en su casa en el bosque, la luz se apaga y ya no quedaban velas. Vasilisa es enviada para que busque alguna fuente de luz y pasa por la choza de Baba – Yaga. La anciana le indica que ella puede proporcionarle luz pero que debe ganársela haciendo ciertas tareas.

Al final y con la ayuda de la muñeca que le regaló su madre, Vasilisa logra cumplir cada tarea encomendada y le da una linterna hecha de carbón. Sin embargo, cuando ingresa a su casa, se da cuenta que su familia ha sido maldecida: ninguna vela o luz arderá. Las brasas de la linterna cobran vida quemando la casa y a todos excepto a Vasilisa. Esta situación resulta trágica sin duda, pero la joven finalmente escapa y se va hacia la ciudad en busca de una nueva vida.