La reencarnación es real. Hemos retornado muchas veces, a este mundo de aprendizaje, el alma es eterna. Namaste.

Responder