Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Nunca ingreses en un anillo mágico, mito y naturaleza

8 diciembre, 2019

Los llamados anillos mágicos o anillos de hadas (la ciencia simplemente los llamaría anillos naturales de hongos) pertenecen a una historia folklore en la que se señala que dichas extrañas formaciones son en realidad el trabajo de seres sobrenaturales. Son portales a otros mundos o remanentes extraños de seres mágicos.

Por supuesto, esas son solo historias, ¿verdad?

Cuando ves un grupo de hongos, solo ves una pequeña parte de una red mucho más grande de micelios subterráneos. Los hongos son la parte que crece sobre el suelo; son los cuerpos fructíferos reproductivos. Pero debajo está el verdadero organismo que forma el todo, llamado micelio.

En el caso de un anillo de hadas, el micelio crece desde un solo punto y se desarrolla hacia afuera en una formación circular, recolectando nutrientes y matando lentamente el pasto de arriba.
Sin embargo, con el tiempo, estos nutrientes se agotan y el centro del micelio muere, permitiendo que la hierba regrese. Solo los bordes exteriores del micelio continúan creciendo.

Como resultado, los anillos de hadas pueden aparecer como círculos de hierba desigual o como anillos o arcos de hongos.

“Nunca ingreses en uno de estos anillos”

De acuerdo a la creencia de algunas personas; los anillos de hadas tienen otros nombres, como por ejemplo; anillo élfico o anillos de brujo. Las historias que rodean estos extraños círculos se puede encontrar en muchas culturas, cada una con variaciones ligeramente diferentes. Por ejemplo, en el folklore alemán, se cree que estos anillos son los lugares donde las brujas bailan en la noche de Walpurgis, un festival de primavera que se celebra exactamente seis meses desde la víspera de Todos los Santos. En el folklore celta, por otro lado, se dice que los anillos de hadas son causados ​​por las hadas danzantes (de ahí el nombre), o quemados en el suelo por los elfos danzantes y se dejan aparecer por la mañana después de una noche de luna.

Cualquiera sea el caso, dicen que nunca debes entrar en un anillo de hadas, o de lo contrario serás maldecido por sus protectores.

“Muy a menudo, alguien que viola el perímetro de un hada se vuelve invisible para los mortales en el exterior y puede encontrar imposible abandonar el círculo. A menudo, las hadas obligan al mortal a bailar hasta el agotamiento, la muerte o la locura”.

Sin duda, un mito peculiar.