Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Operadores del 911 describen las llamadas más perturbadoras que han atendido

20 julio, 2021

Probablemente ninguna historia de terror puede compararse con lo que los operadores del 911 tienen que afrontar todos los días. A continuación, presentamos una selección de las historias más inquietantes que tuvieron que atender.

  1. “SE LE CAYÓ UN OJO A PAPÁ”:

“Recibí una llamada de un hermano que acabó con la vida de su otro hermano con un martillo (la parte del pico) mientras la hija pequeña de la víctima estaba mirando. La pequeña hija nos llamó desde otra habitación y nos dijo que a su papá se le había caído un ojo. El delincuente fue aprehendido y la pequeña llevada a la casa de un pariente. Tuve que fumar después de eso, y ni siquiera fumo”.

2. “AYÚDAME”

“Había una pareja de ancianos que vivía en un rancho en ruinas a unas 20 millas al este de la ciudad. Cuando el esposo falleció, la mujer llamaba al 911 al menos tres veces por semana, pidiendo ayuda con tareas muy mundanas que normalmente no se realizan a los socorristas. “Necesito ayuda para subir el termostato”, “Necesito ayuda para hervir agua para mi té”, etc.

La mujer desarrolló demencia y, finalmente, progresó hasta el punto en que creyó que estaba llamando al 911 para pedir ayuda a su difunto esposo. Todos los despachadores reconocerían la dirección de inmediato, aunque todo lo que ella podía decir era “(nombre del esposo), necesito ayuda. Por favor, ven a casa y ayúdame”.

Un día llamó y nuevamente solo pudo repetir el nombre de su esposo (lo llamaré “John”). “John, necesito ayuda. Por favor, ven a casa y ayúdame, John”. Cuando los socorristas llegaron a la escena, encontraron a la mujer muerta en su cama. La primera unidad en la escena llamó al despacho para confirmar que era la propia mujer la que había llamado al 911, ya que el rigor mortis ya había comenzado. Lo descartamos como el hecho de que el calefactor de su casa no funcionaba y la temperatura ambiente en la habitación era agradable.

Continuamos recibiendo llamadas al 911 de esa mujer, en esa dirección por poco más de un año después de su fallecimiento. Incluso después de que su casa fuera destrozada y quemada hasta los cimientos, las llamadas telefónicas no se detuvieron “John, necesito tu ayuda. John, por favor, ven a casa y ayúdame”. Estábamos obligados a enviar una respuesta cada vez, pero ni una sola vez encontramos a nadie en o cerca de la propiedad.

Varias llamadas a la compañía telefónica confirmaron que la línea telefónica se había desconectado y que la llamada no provenía de otra dirección, simplemente escalofriante”.

MIRA TAMBIÉN:

3. LUNAS ROMPIÉNDOSE:

“1979 Nueva York. Recibí una llamada de un niño llorando, un niño pequeño, diciendo que su mamá y su papá estaban peleando y su papá dijo que iba a tirar a la mamá por la ventana. Podía escuchar una terrible pelea de fondo: una mujer gritando, cosas rompiéndose, hombre gritando, etc. El pobre chico no sabía su dirección. No teníamos la tecnología para la identificación de llamadas y tendríamos que usar guías telefónicas inversas. Un rastro tardaría una eternidad. De todos modos, mientras intentaba conseguir la dirección, escucho un grito horrible y un cristal que se rompe. Unos segundos más tarde, los otros operadores en la habitación comenzaron a recibir llamadas sobre una mujer tendida en el patio y que salió por una ventana. Muy triste.

Lo peor de todo es que estoy seguro de que alguien más en este edificio de apartamentos debe haber escuchado esta pelea, pero nadie pidió ayuda hasta que fue demasiado tarde. Trabajar en el 911 en Nueva York durante los años setenta y ochenta fue una pesadilla”.

4. SOLA EN LA CASA:

“La peor llamada que he recibido fue una mujer que estaba llamando porque estaba escuchando ruidos extraños en su casa. Mientras caminaba por su casa empezó a gritar y me dijo que había alguien en su casa. Allí escuchamos un par de estallidos suaves seguidos de un sonido de gárgaras. Después de que los oficiales despejaron la casa y la encontraron, finalmente se supo durante la investigación que su hijo adulto la había matado mientras estaba drogado y enloquecido. Los disparos no suenan como pensarías en el teléfono, son bastante suaves. Es un sonido espeluznante”.

5. ESTÁTICA:

“Mi tío trabaja para despacho en mi ciudad y recientemente le contó a mi familia la llamada más extraña que ha recibido. Mencionó que había recibido la llamada de un teléfono fijo una noche, y cuando respondió solo había estática en el otro extremo. Esto sucedió dos veces más. Finalmente, llama a un escuadrón para verificar la dirección del identificador de llamadas. Cuando los policías llegaron y entraron a la casa, inmediatamente vieron que había un cadáver. La persona había estado muerta durante 5 meses.

La parte más bizarra de todo esto fue que no había electricidad ni ningún otro servicio público funcionando. Por lo tanto, no hay forma de que hayan podido enviar esas llamadas. Pero si no lo hubieran hecho, quién sabe cuánto tiempo habría estado allí el cuerpo de esa persona”.

6. UNA LARGA EXHALACIÓN:

“Recuerdo que en una Nochebuena recibí la llamada al 911 de una mujer histérica que estaba llorando tan fuerte que no podía respirar. Le pregunté qué estaba pasando y me dijo estas palabras exactas “mi novio y yo… estábamos viendo una película… me quedé dormida. Me desperté y no estaba aquí”.

Pensé que la situación era un poco extraña, así que dije: “Está bien, señora, ¿sabe a dónde pudo haber ido?” ella no había terminado y completó: “Lo encontré…en nuestro armario, se ahorcó…con nuestras sábanas”. Ante la situación traté de guiarla para que le brinde los primeros auxilios y comience la reanimación cardiopulmonar hasta la llegada de la ambulancia, cuando en medio de todo, la mujer comenzó a lanzar una exhalación larga y ronca que sonaba exactamente como algo de una película de terror, como si sus pulmones se estuvieran quedando sin aire. Después se puso histérica de nuevo rogándole y mencionando, “Dios mío, él está respirando, por favor respira bebé, por favor respira…” Aunque en el fondo yo sabía que ya no había esperanza para el hombre.

La policía, bomberos y ambulancia llegaron allí y, por supuesto, el hombre estaba muerto. Me sentí tan mal por esa mujer. Esa es realmente la única llamada que se me ha quedado grabada”.