Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Pompeya fue erradicada en tan solo 17 minutos

29 marzo, 2021

Cuando el Vesubio entró en erupción en el 79 d.C., los que vivían cerca tenían pocas o ninguna posibilidad de sobrevivir. Las 2.000 personas estimadas que murieron habrían fallecido a los pocos minutos de la erupción, muchas de ellas probablemente ni siquiera sabían lo que sucedió.

Según un nuevo estudio, el gas excepcionalmente caliente y las cenizas liberadas de la erupción hubieran tardado solo 17 minutos en asfixiar a los que viven en Pompeya. Si bien los habitantes de Herculano no habrían tenido ninguna posibilidad de sobrevivir, se cree que los que vivían en la cercana Pompeya podrían haber tenido más posibilidades si el flujo piroclástico de la montaña hubiera durado menos de 17 minutos.

El flujo piroclástico, que es la nube de gas, ceniza y vidrio volcánico, habría sido extremadamente caliente con temperaturas de más de 100 grados Celsius. Se cree que esta nube envolvió la ciudad entre 10 y 20 minutos (con un promedio de 17 minutos) después de la erupción volcánica.

Con base en las hendiduras de los cuerpos preservados en la ceniza, los expertos pudieron averiguar cómo murieron después de que el volcán entró en erupción. Muchos de los fallecidos en Pompeya murieron por asfixia y al ser horneados vivos donde definitivamente sufrieron durante más tiempo. De hecho, la erupción fue tan intensa que convirtió el cerebro de un hombre en vidrio.

Cuando los volcanes entran en erupción, la ceniza fina que permanece en el aire puede ser dañina si los humanos la inhalan durante un período de tiempo prolongado. Los investigadores observaron que los humanos pueden sobrevivir respirando aire caliente con temperaturas entre 200 y 250 grados Celsius durante 2 a 5 minutos; sin embargo, cuando se mezcla ceniza fina y caliente con ese aire caliente, se reduce ese marco de tiempo ya limitado.

MIRA TAMBIÉN:

Y dado que los que vivían en Pompeya habrían estado expuestos a él durante aproximadamente 17 minutos, no tenían ninguna posibilidad de sobrevivir. “Esta duración es bastante larga en comparación con el par de minutos que se considera un tiempo de supervivencia para las personas envueltas en corrientes de densidad piroclástica, incluso a baja temperatura”, explicaron los autores.