Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Regresó de la muerte, encuentran un ave que se extinguió hace más de 130 mil años

2 septiembre, 2020

Una especie de ave previamente extinta regresó de entre los muertos, recuperó la isla en la que vivía anteriormente y volvió a evolucionar para volver a existir, indicaron los científicos.

El rálido de garganta blanca colonizó el atolón de Aldabra en el Océano Índico y evolucionó hasta convertirse en no volador, antes de ser completamente aniquilado cuando la isla desapareció debajo del mar hace unos 136.000 años.

Pero los investigadores encontraron fósiles similares antes y después de ese evento, lo que muestra que el ave del tamaño de un pollo reapareció cuando el nivel del mar volvió a descender unos miles de años después, recolonizó la isla y volvió a perder la capacidad de volar.

Esta ave se puede encontrar en Aldabra hasta el día de hoy. El proceso extremadamente raro se conoce como evolución iterativa: la evolución repetida de una especie del mismo antepasado en diferentes momentos de la historia.

El estudio del equipo, publicado en el “ZoologicalJournal of the Linnean Society”, marca la primera vez que el proceso se ha visto en esta especie y es uno de los casos “más significativos” jamás encontrados en aves, según los autores.

“No conocemos ningún otro ejemplo en esta especie, o de aves en general, que demuestre este fenómeno de manera tan evidente”, dijo el coautor David Martill, de la Universidad de Portsmouth, en un comunicado. El regreso del rálido de garganta blanca a Aldabra no es la única vez en su linaje que ha escapado de la extinción. La especie madre del rálido, autóctona de Madagascar, con frecuencia veía explotar su población, lo que obligaba a las aves a migrar en grandes cantidades desde la isla frente a la costa de África oriental.

Muchos de los que volaron al norte o al sur se ahogaron en el Océano Índico, y los que se dirigieron al oeste aterrizaron en África, donde fueron devorados por depredadores.

Pero los pocos afortunados que se fueron al este terminaron en islas como Mauricio, Reunión y Aldabra, la última de las cuales fue estudiada por los investigadores.

Las aves rálidas de Aldabra perdieron la capacidad de volar con el tiempo, porque la falta de depredadores lo hizo innecesario.

Desafortunadamente, eso no les dio forma de escapar cuando la isla se sumergió y toda su flora y fauna fueron aniquiladas.

Pero a diferencia de otras especies como el dodo, que se extinguió en el siglo XVII, el rálido de garganta blanca resucitó para contar la historia una vez que la isla resurgió y las aves comenzaron a migrar nuevamente al destino.

Eso significa que una especie de ave de Madagascar dio lugar a dos especies separadas de rálido no volador en Aldabra en el espacio de unos pocos miles de años. Sin duda, la naturaleza es increíble.