Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Sin dejar rastro: 7 perturbadoras desapariciones que siguen siendo un misterio en la actualidad

21 julio, 2021

Hay algunas desapariciones que son tan extrañas, tan inexplicables que han capturado la imaginación del público y continúan intrigándonos hasta el día de hoy.

Si bien es cierto, la muerte es un proceso natural en cada ser humano y cuando ocurre en alguien cercano o quizás en un artista que admirabas puede resultar chocante, sin embargo, cuando alguien simplemente desaparece para nunca más ser visto otra vez, los que quedan atrás suelen inundarse de mucho desconcierto, ya que el destino de desaparecer como si la tierra te hubiera tragado se dice que es un destino peor que la muerte misma, ya que con ésta al menos hay un final. Cada año, miles de personas desaparecen solo en Estados Unidos. Algunos pueden atribuirse a crímenes, pero la mayoría parecen ser voluntarios: adolescentes fugitivos o personas que buscan un nuevo comienzo en la vida. Sin embargo, hay algunas desapariciones que son tan extrañas, tan inexplicables que han capturado la imaginación del público y continúan intrigándonos hasta el día de hoy.

MIRA TAMBIÉN:

La siguiente lista incluye desde un autor de fama mundial misteriosamente desaparecido hasta toda una colonia.

1. Agatha Christie:

Mejor conocida por sus novelas de misterio, Agatha Christie figura en el Libro Guinness de los récords mundiales como la novelista que más ha vendido de todos los tiempos, pero es el misterio de la vida real que rodea su desaparición lo que desconcierta a los fanáticos y detectives aficionados hasta el día de hoy. En el año 1926, se encontró el automóvil de Christie tambaleándose al borde de un pozo de tiza en Surrey. Ella no estaba dentro y no había rastro de ella por ningún lado. La mujer más famosa del mundo había desaparecido. Quince mil voluntarios se sumaron a la búsqueda de la autora desaparecida y luego de 11 días fue reconocida, viviendo bajo un nombre falso, por un ciudadano en un hotel. Christie nunca habló públicamente sobre por qué desapareció o qué había sucedido durante esos 11 días, pero tal vez tuvo algo que ver con su género favorito: el misterio.

2. LOUIS LE PRINCE:

Louis Le Prince es conocido como el inventor que tomó las primeras imágenes en movimiento en una película con una cámara de un solo objetivo. Esta revolucionaria tecnología allanó el camino para la industria cinematográfica actual. La obra pionera de Prince estaba años por delante de contemporáneos como Thomas Edison y los hermanos Lumière. Sin embargo, antes de que Prince pudiera demostrar públicamente su creación, desapareció misteriosamente. En 1890, abordó un tren a París y nunca más lo volvieron a ver. Si bien no se sabe qué sucedió realmente, muchos especulan que se encontró con su desaparición de una forma u otra en el tren. Tanto la policía francesa como Scotland Yard llevaron a cabo un registro exhaustivo del tren y a lo largo de las vías en busca de su cuerpo y equipaje, ninguno fue encontrado nunca y el caso sigue sin resolverse hasta el día de hoy.

3. PERCY FAWCETT:

Aventurero experimentado, la condenada expedición de Percy Fawcett al Amazonas en busca de la Ciudad perdida de Z, un equivalente moderno de El Dorado, se ha convertido desde entonces en una leyenda. El 20 de abril de 1925, Fawcett, acompañado por su hijo Jack y su amigo Raleigh Rimell, entró en la jungla rumbo a la inexplorada región brasileña de Mato Grosso. El trío dejó instrucciones de que no deberían enviarse grupos de rescate tras ellos si sucediera lo peor. Después de tres intentos fallidos anteriores de encontrar Z, Fawcett era muy consciente de los peligros que enfrentaba cualquiera que se atreviera a entrar en el Amazonas. El 29 de mayo, el equipo envió a sus guías de regreso a casa antes de adentrarse más en la jungla. Fawcett entregó el último de los despachos de la expedición, entre ellos una carta para su esposa. Sería la última vez que alguien volviera a ver o escuchar a los aventureros.

A pesar de la solicitud de Fawcett de no tener un grupo de rescate, en los años que siguieron a la expedición, el misterio que rodeaba la desaparición de Fawcett y su fe inquebrantable en la Ciudad de Z ha atraído a muchos al Amazonas tras él. Se estima que hasta 100 personas han muerto o simplemente han desaparecido sin dejar rastro en busca del aventurero perdido y quizás algún otro misterio.

4. AMBROSE BIERCE:

Ambrose Bierce, un veterano de la guerra civil y autor del cuento seminal An Occurrence at Owl Creek Bridge era bien conocido por tener una extraña obsesión con la muerte. A la edad de 71 años, en busca de emoción y aventura, estaba montando a caballo por el Río Grande, durante el apogeo de la Revolución Mexicana en 1913, cuando simplemente desapareció. Se presume que fue asesinado por revolucionarios o secuestrado, pero algunos especularon que podría haberse suicidado o simplemente decidió pasar a la clandestinidad.

Lo último que se supo de Bierce fue el 26 de diciembre de 1913, mientras que en Chihuahua, México, le escribió una carta a su amigo y en las últimas líneas mencionó: “En cuanto a mí, mañana salgo de aquí para un destino desconocido”, aparentemente escalofriante predicción de su misteriosa desaparición.

5. AMELIA EARHART:

La desaparición más famosa en la historia de la aviación es la de la aviadora pionera Amelia Earhart, quien fue la primera mujer en volar sola a través del Atlántico. Partió el 2 de junio de 1937 con el navegante Fred Noonan para completar un vuelo de 2.500 millas sobre el Pacífico como parte de su circunnavegación del mundo en avión. Poco después de informar su ubicación el 2 de julio, nunca más se supo de Lockheed Electra y su tripulación de dos. Muchas conspiraciones y otras teorías rodean su muerte, las más extendidas indican que probablemente se estrellaron en el mar o fueron capturados por los japoneses.

Recientemente, se ha encontrado evidencia de que Earhart y su navegante pudieron haber aterrizado y vivido sus días en la isla deshabitada de Nikumaroro. El Grupo Internacional para la Recuperación de Aeronaves Históricas reunió varios artefactos, incluidos restos humanos, piezas de zapatos y otros artículos. Sin embargo, nada resultó ser una prueba concluyente y el misterio de su destino permanece.

6. LA TRIPULACIÓN DE MV JOYITA:

El MV Joyita se dirigía a las islas Tokelau en el año 1955. Cuando no llegó según lo programado, los equipos de búsqueda comenzaron a circular para solo para darse cuenta de que el barco había desaparecido. Después de cinco semanas, el MV Joyita fue encontrado a la deriva en el Pacífico Sur, parcialmente sumergido. De los 16 tripulantes y nueve pasajeros, no hubo rastro. También faltaban los tres botes salvavidas del barco. Después de registrar el barco vacío, se notó que todos los relojes eléctricos a bordo se habían detenido a las 10:25 y que los interruptores de la iluminación de la cabina y las luces de navegación estaban encendidos, lo que implicaba que lo que había ocurrido había sucedido durante la noche. El cuaderno de bitácora del barco, el sextante, el cronómetro mecánico, otros equipos de navegación y las armas de fuego habían desaparecido. Los equipos de búsqueda encontraron un maletín de médico en la cubierta, que contenía un estetoscopio, un bisturí y cuatro tiras de vendajes manchados de sangre.

Los investigadores no pudieron encontrar explicaciones definitivas de lo que pudo haberle sucedido a la tripulación del barco. La extrema flotabilidad del barco hizo que el hundimiento fuera casi imposible, entonces, ¿por qué la tripulación no se había quedado a bordo esperando ayuda? Nadie lo sabe. El destino de los que iban a bordo del MV Joyita ha entrado en la historia naval y sigue siendo un misterio hasta el día de hoy.

7. LA COLONIA PERDIDA DE ROANOKE:

Se le ha llamado “el misterio sin resolver más antiguo de Estados Unidos”, y el destino de esos 115 colonos que llegaron a la isla de Roanoke en el año 1587 todavía resuena hasta el día de hoy. El misterio comenzó cuando John White, gobernador de la colonia ubicada frente a la costa de lo que ahora es Carolina del Norte, zarpó hacia Inglaterra para recolectar suministros frescos. Dejó atrás a su esposa, su hija y su nieta Virginia Dare (en particular, la primera niña inglesa nacida en el “Nuevo Mundo”). Si bien estaba destinado a ser solo un viaje corto a su llegada a Inglaterra, White se encontró atrapado en la guerra naval entre Inglaterra y España. La reina Isabel I había recurrido a todos los barcos disponibles para enfrentarse a la poderosa Armada Española. Incapaz de contratar un barco, tres años después, White finalmente regresó. Cuando llegó, Roanoke estaba desierto y no se encontraron rastros de la colonia ni de sus habitantes.

Quizás lo que ha hecho que este misterio sea tan perdurable es la escasez de pistas que quedan atrás. Cuando White abandonó Roanoke inicialmente, dio instrucciones a los colonos para que dejaran un marcador tallado de la cruz de Malta si se veían obligados a trasladarse, pero no se encontró tal marca. En cambio, White encontró la palabra “croatoan” tallada en un poste, y las letras “CRO” talladas en un árbol. Croatoan era el nombre de una isla al sur de Roanoke que era el hogar de una tribu de nativos americanos, lo que llevó a muchos a sospechar que los colonos habían sido asesinados o secuestrados por la tribu. Otros teorizan que pudieron haber navegado de regreso a Inglaterra pero se perdieron en el mar o encontraron un final sangriento a manos de los españoles. Lo que sí sabemos es que antes de que White pudiera investigar más, un huracán interrumpió sus esfuerzos y el destino de la Colonia Perdida se perdió en la historia.