Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Sonámbulos que cometieron horribles crímenes mientras estaban dormidos

7 marzo, 2018

La mayoría de las personas sueña y hasta ronca mientras duerme, sin embargo algunos sufren de severos trastornos del sueño donde llevan a cabo acciones sin darse cuenta de ello. Incluso después de que se despiertan, no tienen ningún recuerdo de lo que hicieron durante ese período. Aquí te presentamos casos de sonámbulos que cometieron atroces crímenes y no tenían idea de lo que estaban haciendo.

1.       JOSEPH MITCHELL: Después de estar desempleado por un tiempo, Joseph Mitchell sufría de un serio trastorno del sueño y raras veces dormía más de una hora cada noche. Esto con el tiempo, lo convirtió en sonámbulo y hacía cosas que más tarde no recordaba. Fue en una de sus caminatas de dormido cuando ingresó a la habitación de sus hijos y asfixió a uno de ellos, Blake, hasta matarlo. El pequeño solo tenía 4 años en aquel momento. Más adelante se mudó con su hija Lexi, que tenía 13 años, e intentó sofocarla hasta que dejó de moverse. El hombre pensó que la jovencita estaba muerta, pero afortunadamente solo estaba inconsciente. ¿Quedó todo en ese caso? Pues no, finalmente, cuando estaba tratando de matar a su otro hijo, Devon de 10 años de edad, comenzó a gritar. Los fuertes sonidos despertaron a Lexi quién luchó contra su padre con la ayuda de Devon. La policía encontró a Mitchell encerrado en su oficina donde se apuñaló tres veces en el cuello y torso y fue llevado inmediatamente al hospital. Cuando se despertó al día siguiente, no tenía absolutamente ningún recuerdo de los eventos ocurridos, fue acusado de asesinato en primer grado y dos cargos de intento de asesinato. Después del juicio, fue declarado no culpable.

2.       IVY GORDON: Este acontecimiento ocurrió durante la Guerra de Corea, Ivy Gordon, de Australia, descubrió que su hija estaba pensando en alistarse como conductor de transporte en caso de que la guerra se intensificara aún más. Ivy tenía un miedo mortal de que su hija, Patricia, se lastimara o muriese y debido a ello, había muchas noches donde no podía dormir a causa del gran miedo. La noche antes de la tragedia, Patricia le dijo a su madre “Mamá, no seas tonta preocupándote por la guerra. No está en la puerta de tu casa”. Aquella noche, Ivy imaginó que su hogar estaba en medio de la zona de guerra y también escuchó a Patricia gritar, debido a ello, la mujer, quien estaba sonámbula, agarró un hacha y se fue rápidamente a la habitación de su hija donde imaginó que estaba matando soldados enemigos, lamentablemente en vez de ello, mató a Patricia. Después de las rigurosas intervenciones de los médicos, se hizo evidente que ella no estaba al tanto de sus actos y el jurado tuvo que dejarla en libertad.

3.       BRIAN THOMAS: Brian y su esposa Christine estaban de vacaciones en una casa rodante y habían estacionado su vehículo en un campamento. El área cercana era un sitio de carreras y se podían escuchar los fuertes ruidos de los vehículos desde allí. Así que decidieron mover su tráiler un poco más adelante y se fueron a dormir. A mitad de la noche, Brian imaginó que alguien se metía en la cama para matarlos. Soñó que el hombre lo intentaba atacar pero de alguna manera logró evitarlo. Al despertar, se dio cuenta de que su esposa no estaba respirando y llamó inmediatamente a la policía. La autoridad no creyó su historia al principio, pero luego de varias horas de interrogarlo y múltiples pruebas psicológicas realizadas por médicos y más de permanecer 10 meses en prisión, se concluyó que lo que había hecho fue a causa de un trastorno del sueño, por lo tanto, el jurado no tuvo más remedio que dejarlo ir en libertad.

4.       KENNETH PARKS: Parks condujo 15 millas en su automóvil para llegar a la casa de su suegro, donde tomó una “pata de cabra” y golpeó a su suegra hasta matarla, apuñalándola repetidamente. Luego, se dirigió a su suegro y lo ahogó y apuñaló. Denis, su suegro, sobrevivió al ataque. Cuando Parks recobró la conciencia, él mismo fue a la estación de policía y confesó que había matado a dos personas. Fue acusado de asesinato en primer grado y pasó un par de años en la cárcel donde se sometió a numerosas pruebas de sueño. Los doctores confirmaron que tenía una fuerte tendencia al sonambulismo y que había períodos en su sueño cuando no tenía control de sus actos. Después de esto, fue liberado y posteriormente absuelto de todos los cargos.

5.       ESTHER GRIGGS: Fue en el año 1859 cuando Esther Griggs oyó a su hijo de 5 años gritar  que la casa estaba en llamas. Temiendo por la seguridad de su hija, agarró a la pequeña de 18 meses y la arrojó por la ventana para que no se quemara. El bebé murió instantáneamente al chocar contra el suelo. Increíble como suena, la mujer siguió indicando que estaba intentando salvar a su hija e incluso preguntaba a los agentes de policía, aún sonámbula, si alguien había atrapado al bebé. Fue encarcelada, pero luego tuvo que ser liberada ya que los miembros del jurado no vieron ningún motivo y creyeron que en realidad no tenía el control de sus acciones en ese momento.

6.       DANIEL GUDINO: Daniel Gudino, de 13 años de edad, estaba preocupado de que hubiera un fantasma en su habitación que pudiera atacarlo en cualquier momento. Cuando se cansó del asunto, simplemente tomó la escopeta de su padre y le disparó al fantasma tres veces. Fue despertado por los sonidos de su madre gritando solo al darse cuenta de que había matado a su hermano Ulises de 9 años, y que también había atacado a su madre con unas tijeras. Un psiquiatra testificó sobre sus problemas acerca del sonambulismo, pero eso no fue suficiente para los jurados. Fue, por lo tanto, sentenciado a 5 años en una instalación correccional juvenil.

7.        ANTONIO NIETO: Antonio Nieto aparentemente perseguía a los avestruces, que imaginaba que lo atacaban, con un hacha en la mano. En su sueño, estaba satisfecho ya que aparentemente fue capaz de causar un daño considerable a los pájaros atacantes. Cuando despertó, se llenó de horror al darse cuenta de que había atacado a sus hijos y había matado a su esposa y a su suegra. Su hija sobrevivió al ataque y su hijo de alguna manera fue capaz de defenderse y tomar el control. Pudo haber enfrentado 70 años de prisión, pero varias pruebas confirmaron que no estaba en sus cabales cuando hizo el espantoso acto. El tribunal lo sentenció a 10 años en una institución psiquiátrica. Se le prohibió interactuar con su familia y tuvo que permanecer a una distancia mínima de 500 metros de sus hijos por el resto de su vida.