Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Titanoboa, la monstruosa serpiente que gobernaba la Colombia prehistórica

29 agosto, 2019

Si le tienes fobia a las serpientes, este artículo no es para ti. Hablamos de una ser vivo cuyo monstruoso tamaño lo convirtió en el rey de la Colombia prehistórica, conozcamos a Titanoboa.

Los fósiles de Titanoboa encontrados, muestran que era la serpiente más grande del mundo, vivió durante la época del Paleoceno, hace unos 60 millones de años. Hasta ahora, el país sudamericano de Colombia tiene los únicos fósiles de la enorme serpiente. Es a través de estos pocos fósiles que los paleontólogos pudieron estimar el tamaño de esta criatura prehistórica. Esta estimación se usó para crear un modelo a tamaño real del Titanoboa, la cual se exhibió en el año 2012 en la Terminal Grand Central de la ciudad de Nueva York como una promoción para el documental del Canal Smithsonian titulado “Titanoboa: Monster Snake”
Titanoboa simplemente significa “boa titánica” y es, sin duda, un nombre apropiado. Según las estimaciones realizadas por los paleontólogos, podría haber crecido a una longitud de entre 12.8 metros y 14.9 metros y pesar hasta un total de 1134 kg.

En comparación, se sabe que la anaconda, una de las serpientes más grandes de la actualidad, alcanza longitudes de más de 6,1 metros y pesa más de 227 kg. Titanoboa era obviamente un gigante en comparación con las serpientes más grandes que tenemos hoy.

No fue sino hasta el año 2007 que se identificó la vértebra de un Titanoboa, cuando se estaba inspeccionando un envío de fósiles etiquetados como “cocodrilos”. Cuando se realizó este descubrimiento, se realizaron nuevas expediciones con la esperanza de encontrar más vértebras de este animal. Finalmente, se recolectó un total de 100 vértebras de serpiente de 28 animales. Con las vértebras, los paleontólogos pudieron hacer estimaciones sobre el tamaño de la serpiente prehistórica.

En el 2012, se realizó otro descubrimiento importante sobre el Titanoboa. Esta vez, se encontró un cráneo de serpiente. Tal hallazgo es extremadamente raro, ya que los cráneos de serpientes son muy frágiles y generalmente se desmoronan después de que el animal muere.

Una de las peculiaridades de este cráneo es que tiene dientes apretados, incluso más que las boas modernas. Esto ha llevado a los expertos a especular que Titanoboa era un comedor de peces especializado. Aun así, considerando su tamaño, Titanoboa podría haber cazado fácilmente tortugas y cocodrilos prehistóricos, que vivían en el mismo hábitat que esta serpiente.