Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Un investigador encontró algo en un cráter en Siberia, pero se niega a revelar que vio exactamente

10 septiembre, 2020

Un agujero en el suelo es solo eso, un agujero en el suelo… a menos que sea un cráter misterioso de 165 pies de profundidad, y tenga algo que el principal experto en cráteres de Siberia le dice a The Siberian Times:

“Este objeto hallado es único. Contiene mucha información científica adicional, que todavía no estoy preparado para divulgar”

Enormes cráteres que parecen aparecer de la noche a la mañana sin previo aviso ni explicación visible han plagado a Siberia durante los últimos años. La península de Yamal (el nombre significa el Fin de la Tierra) en el norte de Rusia es donde se encontraron los primeros a partir del 2014. Los rumores de gusanos de arena gigantes, naves espaciales alienígenas, armas secretas del gobierno y otras extrañas teorías se consideraron antes. Científicos como Vasily Bogoyavlensky del Instituto Ruso de Investigación de Petróleo y Gas en Moscú decidieron que estos cráteres son formados por hidrolacolitos, que son montículos de agua congelada, suelo y gas metano que acumulan presión a medida que el cambio climático calienta el permafrost hasta que explotan y colapsan. Bueno, esa es la teoría aceptada.

“A través de las grietas, el gas natural entró en el núcleo del hielo derretido, lo llenó y estalló. También fue calentado por una corriente de calor proveniente de las entrañas de la tierra a través de las grietas… Es un proceso muy interesante, que nunca antes habíamos observado”.

Bogoyavlensky estaba desconcertado en el año 2014 cuando inspeccionó su primer cráter, pero el metano siempre fue una posibilidad para él. Si bien la mayoría de los científicos atribuyeron las explosiones y el colapso al calor del cambio climático, uno en el 2016 generó esta teoría inusual de Vladimir Melnikov, el director de la facultad de “Criosfera de la Tierra” en la Universidad Estatal de Petróleo y Gas de Tyumen.

“Había una capa de hierba y líquenes en la península de Yamal. Pero con el aumento del número de renos, la [vegetación] se sobrepasta. Los renos están comiendo demasiado. Sin musgo, sin cobertura para reflejar [la luz del sol] de la superficie del suelo”.

Otro extraño incidente ocurrió en el 2015, cuando se envió una expedición para inspeccionar un cráter que contenía lo que parecía ser un objeto metálico, posiblemente una nave espacial.

“La llamada del encargado del equipo terminó y no pudimos contactarlos nuevamente. Cuando enviamos un helicóptero de respaldo al lugar, no había señales del equipo de tres hombres. Simplemente desaparecieron y el cráter estaba vacío”.

Al parecer aquel inusual hecho también de alguna manera desapareció, ya que no se escuchó mucho sobre el caso. Entonces, ¿Qué es lo que se ha descubierto en este nuevo cráter que el líder de la investigación se niega a revelarlo por el momento? Al parecer tendremos que esperar por una aclaración.