Saltar al contenido
La Hora Muerta Empieza

Vaquita, la marsopa más pequeña del mundo, está a punto de desaparecer para siempre

6 diciembre, 2018

Solo quedan 30 ejemplares en todo el mundo y no hay una forma clara de salvarlos.

Muy pocas personas han visto alguna vez una vaquita, la marsopa más pequeña del mundo y aquellos que han tenido la fortuna de tenerlos cerca usualmente fueron pescadores que tuvieron que deshacerse de sus cuerpos accidentalmente (o intencionalmente) atrapados en las redes de pesca.

Estas marsopas se distinguen por sus parches oscuros alrededor de los ojos y boquitas que las hacen lucir como si sonrieran constantemente. A pesar de aquella perpetua sonrisa, el aumento de la demanda de peces, la disminución del flujo de agua y la contaminación por pesticidas en su hábitat del Golfo de California, ocasionó que solo queden 30 ejemplares en nuestro planeta.

Además, el fuerte descenso se debió a la caza furtiva de otro pez en peligro de extinción en el área, una especie de nombre totoaba, la cual es capturada para satisfacer las necesidades de los comensales chinos, quienes están dispuestos a pagar miles de dólares para comer la vejiga seca de la criatura, creyendo que tiene poderosos beneficios para la salud.

Desde el año 2011, al cazar el pez totoaba, se ha aniquilado al 90% de la población de vaquitas como consecuencia, esto según un equipo del Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático de México (INECC) .

Los ambientalistas han intentado casi todo para evitar la extinción de la especie, incluso alistar a la Armada Mexicana para que ayude, pero todo parece ser en vano. Ahora, llegando casi a su final, parece que solo queda una última solución por intentar. Los expertos han sugerido capturar varias vaquitas y mantenerlas “aisladas” hasta que se hayan mitigado las amenazas.

Los delfines de la Armada de los Estados Unidos tendrían que ser entrenados para localizar vaquitas restantes y así se las transfiera a una reserva temporal mientras construyen un tipo de “corral” marino protegido frente a la costa mexicana “No sabemos si los encontrarán…no sabemos si lograremos atraparlos. No sabemos cómo reaccionarán” indicó Barbara Taylor, experta en mamíferos marinos.